La muerte de un niño develó una red esotérica y sacrificios humanos

En 2006, a Ramoncito lo decapitaron y le extrajeron la sangre. Hoy la Justicia le apunta a una secta que organiza turismo sexual y venera al Señor de La Muerte. Creencias populares.
(Nota completa en Diario Perfil 05-02-11)
Un mundo subterráneo de cultos a la muerte y una fuerte religiosidad popular usada para reclutar menores para el turismo sexual salieron a la luz a partir del crimen de un chico de 12 años, Ramón González, en Mercedes, Corrientes.

La muerte de un niño develó una red esotérica y sacrificios humanos, en Diario Perfil
La muerte de un niño develó una red esotérica y sacrificios humanos, en Diario Perfil

En tres causas judiciales, se investiga una supuesta organización que rapta chicos para sacrificarlos en rituales y explotarlos en el turismo sexual. El martes pasado empezó el último tramo de las audiencias por el expediente central del caso Ramoncito en el juzgado de Mercedes. El nene apareció muerto en un descampado el 7 de octubre de 2006. Su cuerpo se halló decapitado, torturado, sin sangre y sin algunas vértebras.

Los investigadores creen que su muerte fue una de varias ofrendas infantiles hechas por una secta devota del Señor La Muerte que, según fuentes de la causa, lideraría una mujer: Martina Bentura. En Mercedes, estas creencias son comunes. Allí está uno de los mayores santuarios de San La Muerte del país y la Cruz del Gauchito Gil, que recibió medio millón de fieles el último 8 de enero, fecha en que se lo venera.

“Tanto el culto del Gauchito Gil como el Señor La Muerte y San La Muerte dejaron de ser socialmente ocultados”, explica el antropólogo José Miceli. Sin embargo, esa mezcla de creencias mágico-religiosas no es una realidad aislada del resto de la región. “El nordeste argentino, y en particular la provincia de Corrientes, con su triple frontera, es receptor de influencias de distintos tipos de cultos afrobrasileños”, señala. En ese contexto surgen los llamados santones populares. Entre ellos está el Señor La Muerte, “es también el preferido de los privados de libertad y muy extendido en varias provincias y países limítrofes. Simbólicamente, el Señor La Muerte se nutre de sangre. El grupo acusado del crimen habría hecho una ofrenda humana, aunque no es parte de la liturgia”, señala y agrega Miceli: “Estas creencias se popularizaron al ritmo del aumento de la marginalidad”.

Varios puntos de la ciudad, como la Cruz Gil o la terminal de ómnibus, se marginalizaron, como sucede en zonas del Gran Buenos Aires. En los últimos años, se presentaron varias denuncias que indican que en la zona del santuario del Gauchito Gil se reclutan chicos para el turismo sexual. Los dichos de “Ramonita”, una testigo protegida que participó del circuito de prostitución infantil, lo confirman: “Compraban guainitas de 8 y de 9 para acostarse”. En ese ambiente, que mezcla lo marginal con lo esotérico, participan todas las clases sociales. “Hay deformaciones y desvirtuaciones que se realizan en el seno de los mismos cultos tanto por personas de distinta clase socioeconómica, desde las más pudientes hasta las más humildes”, explica Miceli.

Con él coincide la hermana Marta Pelloni, conocedora de la provincia, quien sostiene que “hay una creencia fuerte en la magia negra en Mercedes. Es una creencia que se da en gente con mucho poder, capaz de financiar sacrificios”. Y sospecha que “hubo fiestas negras con menores en casa del empresario y candidato a intendente Víctor Cemborain, y en su estancia turística Rincón del Diablo. En esas fiestas, realizan danzas y ofrendas de sangre”.

Anuncios

4 comentarios sobre “La muerte de un niño develó una red esotérica y sacrificios humanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s